Curiosidades Deporte

EL EMBARAZO Y EL DEPORTE

Cuando nos referimos a un embarazo, está claro que estamos frente a una situación temporal delicada y en la que la mujer y el bebé que hay en su interior se deben cuidar lo máximo posible. Es por ello que en la vida diaria tendrá que tener muchas más precauciones que de normal. Pero, ¿qué pasa con el deporte?

En general, a no ser que se trate de un embarazo de riesgo, el deporte durante el embarazo no está contraindicado. Pero una mujer embarazada debe elegir el tipo más adecuado y tomar las precauciones necesarias.

Realizar deporte durante la gestación es muy recomendable, ya que seguir unas rutinas deportivas producen en la mamá una sensación de bienestar general, mejora del autoestima, la seguridad emocional y la resistencia física. Además de combatir algunos síntomas habituales del embarazo como la fatiga, el insomnio, el estrés y algunos dolores y calambres.

Si antes de tu embarazo no practicabas ningún deporte podrías:

  • Dar paseos: puedes dar paseos de media hora siguiendo un buen ritmo, sin agotarte.
  • Natación: tanto nadar como hacer movimientos en el agua está muy indicado durante el embarazo, ya que ayuda a estar en forma, favorece el sistema respiratorio y pone en sintonía a la madre y al bebé. Evita las piscinas tratadas con cloro, y procura que el agua esté templada. Con media hora 3 días por semana será suficiente.
  • Bicicleta: ir en bicicleta por sitios llanos o utilizar la bicicleta estática es un deporte ideal que puedes realizar durante el embarazo. Mantendrás los músculos tonificados y el corazón activo.
  • Yoga o Pilates: estos deportes son especialmente beneficiosos. Constan de entrenar la respiración, estiramientos, utilización de pelota Suiza…etc. Todo ello favorece la circulación en el área abdominal, aumenta la flexibilidad y la resistencia y es un entreno óptimo para prepararte para el parto.

Si antes de tu embarazo ya practicabas algún deporte, en principio podrás seguir practicándolo a más baja intensidad y modificando un poco la rutina, salvo que ese deporte sea arriesgado o peligroso para tu bebé. Por ejemplo, debes evitar los deportes de contacto como las artes marciales o deportes de equipo, de alto riesgo, como la escalada o el rafting, actividades bajo el agua que requieran contener la respiración durante mucho rato, o los de impacto pélvico, como el aeróbic o el step.

¿QUE DEBES TENER EN CUENTA?

Si ya has decidido que practicarás deporte durante tu embarazo, debes tener en cuenta que este tiene que ser moderado evitando el agotamiento y cualquier sobreesfuerzo. Además, pon especial atención en el primer trimestre ya que existe mayor riesgo de sufrir un aborto. Así como en el último, que existe mayor riesgo de sufrir caídas, a causa de la pérdida del equilibrio debido al volumen de la tripa, y torceduras, por la relajación de los ligamentos.

Back To Top